Inicio



 

Hotel Hacienda del Salitre

Hotel  Sochagota
Bogotá D.C. 27 de noviembre de 2014

ISSN 2145-7999

Cómo prevenir el consumo de alcohol y drogas

Cómo prevenir el consumo de alcohol y drogas



Bogotá, Colombia, 22 de mayo de 2010.

Por ANA BEATRIZ ROSSI, MD

El consumo de drogas en el país se ha venido incrementando de manera alarmante en los últimos años y lo peor, es que la edad de inicio es cada vez más temprana. Se hace un llamado a la sociedad adulta para recordarles su obligación y responsabilidad por el bienestar de la población infantil y juvenil. Todo esto conduce a preguntarse qué se está haciendo y qué se debe hacer como padres, educadores y ciudadanos para evitar que esta población, cada vez más joven, destruya sus vidas con las sustancias psicoactivas (SPA), así lo afirmó en comunicado de prensa la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá. 

La prevención del consumo, el abuso y la dependencia de sustancias psicoactivas  es hoy en día un conjunto de conocimientos y procedimientos avalados científicamente, pero tal vez no trasmitidos adecuadamente por los expertos en el tema a los actores principales, padres y maestros para que la lleven a cabo.



DANIEL ACERO/SU VIDA


Para tratar esta problemática se realizó en Bogotá el 21 y 22 de mayo el Congreso Internacional Cómo prevenir el consumo de alcohol y drogas en la escuela y la familia

Este congreso, que contó con la participación de expertos nacionales e internacionales, fue un espacio que sirvió para la reflexión y  aprendizaje de  padres y docentes. 

La reunión científica dio a conocer a directivos, maestros y otros miembros de las comunidades escolares los últimos avances en prevención basada en evidencia científica para ámbitos educativos; así mismo, brindó herramientas actualizadas a los maestros para implementar proyectos preventivos en escuelas y colegios incorporados a los PEI y para constituir comunidades educativas para la prevención.

También mostró modelos y esquemas de intervención adecuada y efectiva para el manejo de estudiantes consumidores de sustancias psicoactivas y proporcionó información a los padres de familia para desarrollar destrezas en el diálogo con sus hijos sobre las drogas y sus riesgos.

El evento fue organizado por la Secretaría Distrital de Salud, la Fundación de Atención y Prevención en Drogodependencias, CreSer, y la Fundación Superior para el Desarrollo Integral Fundasuperior.

Dada la importancia del tema, este semanario habló en entrevista con el conferencista, doctor Miguel Bettin, Asesor en Prevención y Atención de drogodependencias del Distrito.

 

¿Qué herramientas usar para la prevención de la drogadicción en el modelo de familia actual?

Se tiene que hablar de prevención universal, es decir, de principios generales para prevenir el consumo de SPA en cualquier familia, esté o no en riesgo.

Sin embargo, si se  trata de abordar una familia en riesgo, es decir, con un miembro consumidor, con problemas de violencia u otros se habla de prevención selectiva o prevención indicada.

Para estos casos hay una serie de patrones concretos a seguir, por ejemplo: uno de esos modelos es el chequeo de familia, donde se logran ciertos objetivos en cada sesión, por lo general son dos y además hay un número de horas específicas de trabajo hasta lograr disminuir los factores de riesgo.

Entonces, cuando la familia ya tiene el problema, hay procedimientos particulares y hay que entender cómo es la familia, qué está pasando y por qué sucede este. El proceso busca atenuar o eliminar los factores que posibilitan el consumo.

¿Qué herramientas deben usar las familias desde el punto de vista de comunicación?

Bueno, primero, la comunicación sobre el consumo de droga debe ser directa y clara. Los padres tienen que investigar y documentarse sobre el tema: qué son, cuáles son las consecuencias del consumo, cuáles son las repercusiones. Ese trabajo hay que hacerlo con los propios hijos. Hay que contarles todo, hacer la tarea de indagar y aprender sobre drogas.

Segundo, la comunicación con los hijos  no debe ser triangulada, porque muchas veces las familias hacen eso, es decir, yo te digo a ti para que tu le digas a tal porque tal me dice a mí. Este es un fenómeno absolutamente deteriorante de la relación familiar.

Otra herramienta es definir los roles dentro de la familia, es decir, que no se confundan. Padres son padres, hijos son hijos y hermano mayor es hermano mayor.

Entonces los padres deben dialogar diariamente con los hijos, pero en materia de sentimientos y emociones.  Se trata de preguntarle cómo se siente hoy, por qué está triste o en qué momento se siente mal. A veces llevar un diario sobre las emociones del día es muy bueno.

Dedicarles diez minutos del día a los hijos para hablarles de cómo se sienten, parece ser un antídoto bien importante. Sin embargo, también es recomendable que los padres tengan normas y límites claros en la casa.

Se puede tener un ambiente sano en el hogar, pero los hijos tienen amigos en el colegio y  muchas veces, ellos deben enfrentar la presión de grupo. ¿Qué hacer ante esta eventualidad?

Los padres, para enfrentar el fenómeno de presión social, pueden ayudar a que sus hijos desarrollen estructuras de pensamiento crítico y hacer ejercicios para oponerse a la presión.

Algunos de los ejercicios consisten en hacer juegos de roles con los hijos. Entonces, los papás montan como péquelas obras de teatro y juegan a presionar a los hijos o viceversa.

¿Qué hacer si las personas en la sociedad consideran que tomar es normal?

Precisamente esa es una de las cosas que hay que revisar en la casa. Es lo que se llama el modelado en la familia. Si en ella  hay un consumo abusivo de sustancias, por ejemplo, de alcohol, obviamente es difícil.

Lo normal es que no exista una frecuencia de consumo que supere los límites.  Es decir, si una persona usa alcohol diariamente hacia las seis de la tarde, porque necesita esos tragos para relajarse, ya tiene un problema de abuso.

Ahora, si una persona toma una vez a la semana, pero sólo un par de vinos y no tiene problemas, eso es normal. El consumo anormal es el que perjudica a la salud de la persona o a los que están a su alrededor.

¿Desde qué edad debe educarse para la prevención de la drogadicción?

Se debe educar desde el preescolar, solo que en este periodo  no se va a hablar de alcohol o de drogas, sino del cuerpo, del autocuidado, de la autoestima, estas ya son las primeras herramientas para la prevención y de ahí para toda la vida.

¿Cómo educar a los hijos para que cambien el internet y la televisión por el deporte?

Hay que limitar el tiempo de uso de internet, es  decir,  colocar normas en la casa para su uso y también ser consecuentes con las normas. Entonces si se restringe a los hijos, los padres también deben limitar su uso rutinario. Deben crear espacios de juego y diálogo en familia.

En el artículo El alcohol sigue siendo la sustancia que más consumen los colombianos, publicado en este semanario el 11 de mayo del presente año, puede leer más información sobre el tema. Los invitamos también a leer en la edición del 24 de mayo de 2010 el artículo sobre el Día Mundial sin Tabaco.

Algunas cifras para Bogotá

*Según el último estudio de consumo de sustancias en Bogotá la edad de inicio en los jóvenes es de 16 años.

*Actualmente hay un millón 200 mil fumadores en Bogotá, de los cuales el 29% están entre 20 y 35 años.

*En cuanto a consumo de alcohol se registran un millón 900 mil consumidores habituales y el 48% están entre 18 y 25 años.

*El consumo abusivo de alcohol en Bogotá está entre unas 548 mil personas, de las cuales 47 mil son menores de edad.

*La sustancia ilícita de mayor consumo en Bogotá es la marihuana con  125 mil adictos, de los cuales 37 mil están entre 18 y 24 años.

*La cocaína es la segunda droga ilícita de mayor consumo en Bogotá con 28 mil adictos identificados y 16 mil que dependen de ella.

*El bazuco es la  tercera droga en consumo con 7 mil adictos

FUENTES:

Secretaría Distrital de Salud de Bogotá